sábado, 23 de julio de 2016

Mis zapatos...





Por el titulo del post, han de suponerse que hablaré de mis gustos frente a los zapatos o las tendencias de moda que me llaman la atención, pero no, hablaré de mis zapatos diarios, de las situaciones que todos los días se presentan y que deben afrontarse, sin importar la condición o la actitud para recibirlas siempre tan sorpresivamente. No soy nadie para juzgar a nadie, estoy convencida que cada quien actúa según lo considere prudente y por eso mismo no soy la más apropiada para decir como actuar frente a una situación
  
Imagen tomada de Pinterest


Cuando hablo de "mis zapatos", me refiero a como cada persona enfrenta sus miedos, sus retos, sus adversidades, su vida propia y como el resto del mundo no debe ni tiene por que entrometerse en ello.

Respeto no es solo saludar amablemente o pedir el favor y dar las gracias, respeto es aprender que somos diferentes y que es justo esa diferencia, la que nos impide juzgar o criticar a los demás,




Cada quien lleva su vida a su ritmo, a su estilo, tratar de imponer una forma de actuar o de enfrentar una situación, no solo es irrespetuoso, es inapropiado, nadie conoce la realidad de otra persona, lo que puede ser fácil de solucionar para uno, puede ser complejo para otro y aunque a veces queremos ayudar, opinar, en la mayoría de las ocasiones resulta molesto y poco constructivo.

Imagen tomada de Pinterest

Debemos ser conscientes que aunque vivimos en el mismo mundo, cada persona es un mundo diferente y no a todos la vida nos sonríe o es color de rosa, por eso, el respeto y la tolerancia a la diferencia es la clave de una sociedad en paz, de una familia en armonía y de una persona en la capacidad de solucionar sus problemas.

Hoy, en Colombia estamos en pleno proceso de paz, aprender de quienes estuvieron de uno u otro lado de la guerra, es solo un paso para esa tolerancia que buscamos, es propicio oír y sobretodo entender el punto de vista del otro, ver el contexto y reconocer el daño que cada parte causo a la otra, opinar de la vida o el actuar del otro no debe buscar victimas o victimarios, el poder de las palabras frente a la vida de los demás debe impactar siempre de manera positiva, por eso antes de hablar... PONTE EN MIS ZAPATOS!!!

Seguiremos por aquí escribiendo... Quiero leerlos... 
Publicar un comentario